RESPONSABILIDAD
22/11/2007 versión para imprimir

No hay palabras para describir lo que le ha sucedido a Svetlana. Ni los titulares ni tan siquiera las imágenes del programa de Antena 3 "El Diario de Patricia" son capaces de trasladarnos el sinsentido que precedió a la agresión definitiva. Pero sí tengo preguntas.

¿De verdad que nadie de producción o responsable de los contenidos de este programa se preocupó de investigar cuál era la situación de la relación entre ambos?
¿De verdad que no se molestaron en preguntar a nadie del entorno de esta mujer para informarse sobre si había motivos para no llevar adelante este encuentro?
¿En serio que nadie piensa, en cada uno de los casos que vemos, que la persona a la que se "sorprende" puede tener razones más que fundadas para no sentarse con "la sorpresa"?
¿Merece la pena vulnerar de esta manera los deseos o, en este caso, los derechos de una persona a favor de los contenidos televisivos?
¡¡¡¿Pero que atajo de mendrugos/as está al cargo de los contenidos de este tipo de programas?!!!
Presuntamente, sólo podemos hablar de un responsable de la muerte de Svetlana. Se llama Ricardo. No tuvo problema alguno para mentir delante de toda la audiencia sobre lo que había estado haciendo y lo que tenía reservado para esta mujer. La violencia de género es así. Quienes saben del tema no dejan de decirlo. Pero, aún así, en este caso, hay quienes colaboraron con el maltratador para la representación de su penúltimo acto, simplemente porque no hicieron bien su trabajo.
Cuando pedimos responsabilidad a los medios de comunicación, les estamos pidiendo, precisamente, que hagan bien su trabajo. Si el formato de este programa no permite comprobar si se están vulnerando los derechos de las personas que aparecen en la pantalla, es que no es un buen formato. Si además buscamos un espectáculo basado en la visión más rancia y más morbosa de las relaciones humanas, además, no tiene calidad. La deontología profesional de cualquier ámbito debería incluir el criterio del respeto a los derechos de las personas como parte fundamental del desempeño cotidiano, y esto es especialmente importante para quien tiene en sus manos nuestro derecho a la información y la obligación de ser objetivos y veraces, aún cuando se trate de entretenimiento.
Responsable ante la Ley podrá haber sólo uno, pero, en este caso, como en muchos otros, el significado de la corresponsabilidad social contra la violencia de género, se ha manifestado de la forma más trágica.


Reservados todos los derechos. redfeminista@redfeminista.org -
Politica informativa
© Red Estatal de Organizaciones Feministas contra la Violencia de Género, 2006.